La protección que Dios para con su pueblo

Versión para impresiónEnviar a un amigoversión PDF
Buenas tardes a todos:
 
Hay que ver que vivimos en tiempos que se vuelven cada vez más inseguros y peligrosos.
Por una parte vemos crecer la inseguridad en todo el orbe, ya sea, producto del terrorismo islámico o bien debido a toda clase de extremismos que se han dejado caer en la sociedad del siglo veintiuno, me refiero a los extremismos económicos y políticos. A fines del año pasado el término colusión se hizo patente en muchas regiones del mundo, particularmente, en Latinoamérica.

Por otra parte vemos como nuestro medio ambiente se deteriora día con día. Esta semana en Santiago fuimos vivos testigos de lo que puede ocurrir con el mal manejo de la basura.  El incendio del vertedero de Santa Clara trajo consigo una nube que envolvió nuestra ciudad y que aún nos tiene en muchos casos a expensas del viento. Además esta semana se advierte de la gran contaminación de las aguas del rio Maipo,  las que quizás estén contaminadas por los próximos 50 años. El rio Maipo es el principal colector de agua de la Región Metropolitana. Y ¿qué decir de las marejadas y la contaminación y el calentamiento global?

Cuando caigo en la cuenta de los tiempos peligrosos e inseguros en los cuales nos ha tocado transitar no dejo de sorprenderme de  la protección que Dios para con su pueblo. Muy bien que la escritura dice:

Salmos 91:1-4 
El que habita al abrigo del Altísimo 
Morará bajo la sombra del Omnipotente. 
Diré yo a Jehová: Esperanza mía, y castillo mío; 
Mi Dios, en quien confiaré. 
El te librará del lazo del cazador, 
De la peste destructora. 
Con sus plumas te cubrirá, 
Y debajo de sus alas estarás seguro; 
Escudo y adarga es su verdad.
 
Si bien es cierto nuestro mundo se deteriora moral y físicamente no debemos olvidar de agradecer la protección constante que Dios nos da con cada amanecer.
Espero tengan todos una excelente semana

Jaime Gallardo Casas